Imágenes sensibles: policías matan por error a una adolescente que fue secuestrada por su propio padre en California

El metraje ya ha sido publicado ( Imagen: Departamento del Sheriff del Condado de San Bernardino)

 

El momento en que agentes de policía mataron a tiros a una adolescente a quien su padre secuestró y posteriormente fue capturado en un impactante video publicado recientemente por la policía.

Por Mirror





El trágico incidente ocurrió el 27 de septiembre de 2022 en Hesperia, una ciudad del condado de San Bernardino en California. En ese momento, se había emitido una Alerta Amber para Savannah Graziano, de 15 años, quien se creía que había sido secuestrada por su padre después de que éste le disparó fatalmente a su madre.

La policía creía que Anthony Graziano, de 45 años, cometió el atroz asesinato frente a una escuela en la cercana Fontana. La camioneta de Graziano fue vista, lo que llevó a los agentes del sheriff a una persecución frenética y a alta velocidad marcada por intercambios de disparos entre el sospechoso y las autoridades.

La persecución terminó al costado de una autopista en Hesperia y Savannah salió del auto por el lado del pasajero. Testigos y agentes informaron que disparos provenían del lado del pasajero del vehículo. Sin embargo, según los informes, salió del auto desarmada, cumpliendo las órdenes de los agentes.

En el vídeo se puede ver a la niña saliendo del coche con equipo táctico y un casco. Savannah inicialmente se tiró al suelo, pero luego comenzó a caminar hacia los agentes según sus órdenes.

El audio publicado por el departamento indica a un agente cerca de ella gritando: “¡Pasajero, salga! ¡Pasajero, salga! Oye, ven a mí, ven a mí”. Al percibirla como una amenaza, la policía abre fuego y la mata instantáneamente.

El video indica que mientras ese agente le ordenaba que se acercara a ellos, otros agentes en una elevación más alta y con un punto de vista diferente solo vieron a alguien salir del vehículo y avanzar hacia los agentes, y abrieron fuego, según ABC13.

 

Lea más en Mirror