The Washington Post: La ciudad minera que está destruyendo la montaña sagrada de Venezuela

Representación en 3D con imágenes de Planet muestran el Cerro Yapacana, en la Amazonía venezolana (Janice Kai Chen/The Washington Post)

 

Mineras del oro no autorizadas están despojando ilegalmente la cima de una montaña sagrada en un Parque Nacional protegido de Venezuela, y el gobierno de Caracas hace la vista gorda mientras algunos funcionarios supuestamente sacan tajada.

Por Samantha Schmidt / Ana Vanessa herrero / Janice Kai Chen / washingtonpost.com

El Cerro Yapacana, un monte de arenisca de 1.400 metros sobre el nivel del mar situado en un rincón de la selva amazónica venezolana, alberga una fauna que no se encuentra en ningún otro lugar del mundo. Con su característica forma de mesa, este hito geológico es conocido por las comunidades indígenas de esta región de Sudamérica como tepui, o “Casa de Dios”.

Ahora, maquinaria pesada horada la tierra rica en minerales. Una ciudad de mineros ilegales, grupos armados y fuerzas estatales venezolanas ha convertido el Parque Nacional de Yapacana en el mayor yacimiento minero ilegal de esta sección del Amazonas, una operación que amenaza la selva tropical que, según los científicos, es crucial para mitigar el cambio global.

Han convertido la montaña en arena”, dijo William, un antiguo minero que sigue trabajando en la zona y que habló con la condición de que no se revelara su apellido por temor a su seguridad. “Allí nunca podrá crecer un árbol”.

Yapacana ha sido durante mucho tiempo un centro de extracción ilegal de oro. Pero las nuevas imágenes por satélite facilitadas a The Washington Post revelan lo arraigada que está la minería, desde las estribaciones hasta la cima del tepui, de difícil acceso. Más de siete millas cuadradas del parque se han visto afectadas por las minas de oro.

Los grupos de defensa Amazon Conservation Association de Washington y SOS Orinoco de Venezuela utilizaron imágenes de alta resolución para identificar al menos 8.000 campamentos mineros o piezas de maquinaria en las tierras bajas del parque. El grupo encontró 425 campamentos o piezas de maquinaria más en la cima del tepui.

Note: Close-up imagery from April 2022. Source: Planet monthly composite, Maxar

 

Lo que solemos ver es un puñado de viviendas y maquinaria”, explica Matt Finer, especialista en investigación de Amazon Conservation. “Pero cuando nos acercamos a Yapacana fue como. . . ¿Qué es esto?”.

Un análisis del Post de imágenes satelitales separadas confirmó la presencia de campamentos y equipos mineros.

El gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro no respondió a las múltiples solicitudes de comentarios.

Finer, que ha estudiado la minería en todo el Amazonas, dijo que estaba sorprendido por la densidad de las operaciones. Dijo que no había visto nada igual en un parque nacional supuestamente protegido.

La protección de los parques nacionales es lo más fácil de conseguir”, afirmó Finer. “Si no puedes limpiar tus parques nacionales, estás realmente en problemas”.

En este caso, según analistas y lugareños, las autoridades venezolanas no sólo permiten la minería ilegal y los grupos armados en un parque nacional protegido, sino que algunos se benefician de ello.

Grupos guerrilleros del otro lado de la frontera, en Colombia, han explotado durante años Yapacana en busca de oro. Después de que los acuerdos de paz de Colombia de 2016 redujeran la violencia entre las fuerzas gubernamentales y la guerrilla, su presencia en el parque aumentó, informa International Crisis Group.

Ahora, el Ejército de Liberación Nacional, un grupo rebelde que no firmó los acuerdos, controla la justicia local y cobra impuestos a los residentes, según Bram Ebus, consultor del International Crisis Group que ha visitado las minas en los últimos años.

Parte del oro se entrega a las autoridades venezolanas, que vuelan en helicóptero para cobrar su parte, según Ebus.

Cristina Vollmer Burelli, fundadora de SOS Orinoco, dijo que el grupo ha estado emitiendo advertencias sobre la destrucción desde 2018, mientras que “el mundo se centró en otras partes de la Amazonía.”

Maduro, al comparecer en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en Egipto en noviembre, pidió la protección de la Amazonía.

Milenios de existencia han dejado una marca irreparable en el Amazonas”, dijo. “Creemos que son los pueblos originarios los que deben enseñarnos a salvar y a convivir con la naturaleza”.

Maduro culpó al capitalismo del “gran daño” a la selva tropical. No mencionó el papel que su gobierno habría desempeñado al permitir supuestamente la minería ilegal.

William, el ex minero, dijo que las fuerzas venezolanas una vez protegieron el sitio.

Antes, la Guardia Nacional no te dejaba entrar”, dijo el hombre, que creció en el parque y sigue transportando mineros a través de la frontera en barco. “Ahora se ha convertido en un negocio”.

Karen ayudó una vez a regentar una tienda cerca de las minas. Dice que todos, desde los mineros hasta los tenderos locales, debían pagar impuestos en oro a tres grupos: la guerrilla, las autoridades indígenas y el ejército.

Hildebrando Arangú, director del Instituto Nacional de Parques de Venezuela entre 2004 y 2009, afirmó que la expansión de la minería en la cima del tepui está causando “daños irreversibles”.

No está claro cómo los mineros están llegando a la cima. “Cuando yo trabajaba allí”, dijo Arangú, “la única forma de hacerlo era con el apoyo de las Fuerzas Armadas, en helicópteros”.

William dijo que la mayor parte de la maquinaria es transportada montaña arriba por partes por grupos de hombres a pie. La caminata dura al menos cinco horas. Dijo que lo ha hecho dos veces: “A veces hay que subir como una araña”.

La destrucción del ecosistema amenaza a especies que han evolucionado aisladas en la montaña.

El explorador venezolano Charles Brewer-Carias identificó actividad minera en la cima del Cerro Yapacana en la década de 1980. Durante aquel viaje fotografió una Navia saxicola, una rara planta con flores. Según él, es probable que la bromelia, que sólo se encuentra en la cima del tepui, se haya perdido para siempre.

Lo mismo podría ocurrir con la llamada rana venenosa demoníaca, un diminuto anfibio rojo que tiene su hogar en la bromelia. Celsa Señaris, herpetóloga venezolana, dice que es imposible que los investigadores accedan al parque para saberlo con certeza.

Me pregunto si ya se habrá extinguido”, afirma Señaris.