Emilio Lovera, 40 años de chistes y humor: Pienso que todavía puedo hacer reír a la gente

El humorista venezolano Emilio Lovera durante una presentación. Foto: @emilioloveraof / Instagram

 

Este 5 de diciembre Venezuela celebra el Día de la Sonrisa y que mejor manera de conmemorar esta fecha que recordando 40 años de chistes y humor por parte del criollo Emilio Lovera, un humorista que es referencia de la comedia en el país.

Por Lismar Hernández / lapatilla.com

Son 40 años de una carrera llena de éxitos tras la receptividad que ha tenido Lovera con el público, tanto dentro como fuera del país, lo que demuestra su capacidad innata de hacer reír a los demás.

El equipo de LaPatilla conversó con el humorista venezolano en un año en el que celebró por todo lo alto otro aniversario de su carrera.

Un talento para hacer reír

 

Foto @emilioloveraof

 

Sacar risas entre un grupo de personas parece fácil pero no lo es, es una habilidad que muy pocos tienen el poder, para Emilio recordar el momento exacto en el que lo descubrió es complicado, sin embargo, destacó que fue en “segundo año de bachillerato que me di cuenta que podía hacer reír a los demás”.

Y es que, para él, no solo era hacer reír “esa risa que provocaba era distinta a la que provocaban las otras “propuestas” de comediantes que había en el salón, entonces ese día me di cuenta, aquí hay algo bueno”.

 

El humor “salva”

 

“El Junior”, clásico personaje recreado por el ingenio de Lovera. Foto: @emilioloveraof / Instagram

 

 

Muchos son los problemas que enfrentan las personas a diario, algunos buscan en la risa una “salida”, para Emilio Lovera el humor es un oficio que “puede salvar a muchas personas” y recalcó que puede ser usada para hacer catarsis “un ataque de risa son importantísimos para levantarse y seguir adelante”.

En este sentido reiteró que “el mundo necesita humoristas, actores cómicos, comediantes, ilustradores cómicos, esto es una forma de salvarse y de salvar” además agregó que “conozco gente que me ha agradecido haberla hecho reír durante su convalecencia o recuperaciones de graves enfermedades”.

 

 

Pienso que todavía puedo hacer reír a la gente

 

Foto @emilioloveraof

 

Al hablar de los 40 años de carrera de Emilio Lovera, vienen a la mente un sinfín de programas en la televisión venezolana, así como presentaciones en vivo, no solo en tarimas venezolanas, en el extranjero también es bien recibido, lo que demuestra una vez más su mejor talento, la comedia.

Al preguntarle que ha sido lo más difícil de su carrera en 40 años, el humorista destacó que “lo más difícil ha sido esperar los resultados de mis propios actos, de mi desarrollo como comediante para obtener los resultados, no quiero decir con esto un reconocimiento, si no saber si valió la pena ser humorista, dedicarse a esto, con los sacrificios y el trabajo que esto conlleva”.

Además, agregó “hoy en día las cosas mal hechas tardan más en revertir sus resultados, es decir hay gente que esta haciendo las cosas mal y uno cuando era niño decía a este le va ir mal pronto y efectivamente le iba mal por esa misma razón. Pero hoy en día estamos viendo que hay gente que lo esta haciendo mal desde hace 22 años y todavía está allí”.

 

 

Emilio Lovera manifestó creer estar en buen camino “creo que estoy dejando al menos una información para la gente que está interesada en saber de la comedia venezolana y estoy dejando de alguna forma algunos conceptos, definiciones para los nuevos comediantes” una realidad que queda demostrada tras los aplausos de su público en cada presentación.

Es así como en cualquier lugar en que se encuentre Emilio Lovera hay risas por doquier, una fórmula que ha trascendido de generación en generación y el éxito en cada una de sus presentaciones. Los 40 años de su carrera artística se ven resumido en una obra que ha recorrido el país durante todo el 2022, pero que cerrara en la ciudad de Caracas el próximo viernes 9 de diciembre en el Anfiteatro de El Hatillo.

“Esta carrera es hasta que uno se muera” señaló Emilio concluyendo que cuando el sienta que “no estoy dando risa me dedicaré a otra cosa, pero no creo que este sea el peor momento de mi carrera. Pienso que todavía puedo hacer reír a la gente”.