Grupo Wagner reclutó convictos para luchar en Ucrania con la promesa de un indulto de Putin

Yevgeny Prigozhin, quien estableció la milicia privada del Grupo Wagner en 2014, se vio obligado a reclutar soldados públicamente por primera vez (AP Photo/Alexander Zemlianichenko, archivo)

 

Yevgeny Prigozhin, el fundador de la milicia de mercenarios Grupo Wagner conocido como el “chef de Putin”, recorrió personalmente las prisiones rusas para reclutar a 1.000 convictos para luchar en Ucrania, informó un sitio web de la oposición rusa.

Por Infobae

Junto con la organización benéfica Russian Sitting, que apoya a las familias de los convictos, el sitio web de noticias Verstka dijo que el Grupo Wagner había persuadido a hasta 1.000 delincuentes rusos de 17 prisiones para que se inscribieran para luchar en Ucrania a cambio de un salario y un indulto presidencial.

“Tres presos dijeron a los activistas de derechos humanos que el empresario Yevgeny Prigozhin supuestamente vendría a la colonia”, informó el medio opositor.

Los reclusos que hablaron con activistas de Russia Sitting dijeron que el estado físico y la lealtad para “defender la Patria” eran los principales criterios de los reclutadores del Grupo Wagner.

“En primer lugar, los reclutadores muestran interés en los condenados por asesinato y robo”, informó Verstka, citando a los presos. “Los presos en prisión por delitos de drogas y sexo normalmente no son seleccionados”.

Después del voluntariado, los posibles reclutas criminales también reciben una prueba física inmediata para ver si pueden hacer frente a las tensiones de la vida como mercenarios.

“Los reclutadores de Wagner rechazan a personas mayores y con enfermedades graves. Para verificar, se les pide que hagan flexiones en el piso, abdominales y otros ejercicios físicos”, dijeron los reclusos a Verstka.

Solo entonces son enviados desde su prisión al entrenamiento básico y luego al frente en Donbás, la región oriental donde residen separatistas respaldados por Rusia.

Wagner ofrece a los reclutas un salario mensual de 200.000 rublos (3.200 dólares), un indulto presidencial y el llamado “pago del ataúd”, es decir la cobertura de los costos del funeral, a la familia del mercenario si lo matan.

Sin embargo, Russia Sitting ha advertido a los reclusos y sus familias que las promesas de Wagner son legalmente imposibles de hacer cumplir y que no se debe confiar en ellas.

“Podemos aconsejar a los familiares, si es posible, que transmitan los riesgos a sus seres queridos y tratar de disuadirlos de aceptar las ofertas de los reclutadores de mercenarios”, dijo Russian Sitting.

Por su parte, un portavoz de Prigozhin nego que haya estado involucrado en la campaña de reclutamiento.

Las fuerzas del Grupo Wagner han aparecido en Ucrania, presuntamente para combatir junto a los militares rusos en la guerra de Putin. Su presencia, en el Dombás, genera preocupación, dado el historial del grupo. Investigadores de las Naciones Unidas y asociaciones a favor de los derechos afirman que elementos Wagner han atacado a civiles, realizado ejecuciones masivas y saqueado propiedad privada en zonas de conflicto.

El grupo no está registrado como una entidad legal en ningún lugar del mundo. Los mercenarios son ilegales ante la ley rusa. Su existencia clandestina le permite a Rusia restar importancia a sus bajas en el campo de batalla y distanciarse de atrocidades cometidas por los combatientes de Wagner, aseguran observadores.

Pero la carga de trabajo adicional y la responsabilidad también han venido con una alta tasa de bajas, lo que obligó a Wagner a reclutar abiertamente por primera vez en vallas publicitarias en las carreteras e Internet, así como, de manera más controvertida, a los reclusos.

Algunos de los combatientes parecen haber sido reclutados en Siria y Libia, ha señalado el portavoz del Pentágono, John F. Kirby. Relató que Rusia estaría recurriendo a ellos para reforzar sus tropas en el este de Ucrania debido a que el grupo ha combatido en la región del Donbás desde hace ocho años.

Además de su intervención en Siria, Libia, la República Centroafricana y Ucrania, los elementos Wagner también han combatido en Sudán, Mali y Mozambique, donde han ejercido influencia rusa a través del poder, han hecho la voluntad de los líderes autoritarios y, en ocasiones, han allanado campos de petróleo o de gas o asegurado otros intereses materiales. Cada vez se han vuelto más formales y han comenzado a actuar más como los contratistas militares de Occidente.

Prigozhin es un oligarca ruso que se ganó su apodo de “chef de Putin” debido a sus negocios de catering, el cual ha organizado elegantes cenas de Estado para el mandatario ruso.

El FBI tiene una orden de arresto contra Prigozhin, de 61 años, acusado de buscar influir en las elecciones de EEUU entre 2014 y 2018 manipulando varios canales de redes sociales a través de su Agencia de Investigación de Internet, también conocida como la “fabrica de trolls”, con sede en San Petersburgo.