En La Llovizna en Maturín viven inundados, pero de delincuencia

En La Llovizna en Maturín viven inundados, pero de delincuencia

 

 

 

 

Atracos a mano armada y hasta secuestros dentro de sus propias viviendas mantienen azotados a los vecinos de La Llovizna, parroquia Santa Cruz de Maturín. Desde hace más de dos años, un grupo de delincuentes se dedican a robar a cualquier hora del día, pero con más frecuencia en las noches, situación que afecta a más de 220 familias.

Corresponsalía lapatilla.com 

Vecinos denuncian que este sector no cuenta con un módulo policial lo que hace que los hampones cometan sus fechorías con mucha más facilidad. Señalan que luego de las 6:00 de la tarde se impone prácticamente un toque de queda ya que todos los habitantes deben encerrarse para evitar ser víctimas de la delincuencia.

Inocencia de los Santos, vecina del lugar, contó que hace unos meses atrás su hijo recibió un tiro en la mano para robarle sus pertenencias, pero no el único caso donde han baleado a alguien, afirma que cuatro personas han resultado heridas de bala para atracarlos.

Por su parte, Marleny Flores otra de las habitantes de la zona, manifestó que se sienten desamparados por los cuerpos de seguridad, ya que a pesar de llamar a los llamados “cuadrantes de paz” no brindan atención. Contó que frente a su casa observan cómo los choros roban a las personas que regresan de su trabajo a punta de pistola y le quitan principalmente los teléfonos.

En La Llovizna en Maturín viven inundados, pero de delincuencia

 

 

 

 

Yo trabajo en transporte nocturno y todos los días llego a mi casa a la 1:00 de la madrugada, el 26 de marzo luego de guardar el carro cuando fui a cerrar el portón dos tipos se metieron y me encañonaron. Me secuestraron como por una hora pidiéndome dólares, me quitaron el teléfono, me preguntaron si tenía armamento y se llevaron todo lo que pudieron. Ese mismo día puse la denuncia y al sol de hoy no he recibido respuesta”, detalló Roimar Merchán.

Añadió que hasta dos perritas que alertaban a los vecinos, fueron asesinadas por los malandros. A pesar de que las autoridades están al tanto de la situación, pero no hacen nada. En algunos casos, la respuesta que reciben luego de denunciar es que no cuentan con patrulla o no tienen gasolina las unidades.

Justo en el momento que se hacía esta cobertura periodística, tres motorizados de la policía municipal de Maturín se encontraban realizando un recorrido por el sector tras una reunión que sostuvieron con habitantes de la comunidad. Se pudo conocer que la principal petición de los vecinos es la construcción de un módulo policial y se garantice la seguridad.