Angustia en comunidad de Guárico ante amenaza de contaminación y enfermedades por cloacas

 

Un bote de aguas residuales que se estanca entre unos matorrales de la comunidad Las Mercedes, en la capital del estado Guárico, representa un agente contaminante y aumenta el riesgo de contraer enfermedades en los habitantes más cercanos al desagüe.

Por Corresponsalía La Patilla

La zona donde se encuentra el bote de aguas servidas colinda con la urbanización donde reside la alcaldesa opositora de Roscio, Sulme Ávila.

De igual forma, está ubicada a escasos 50 metros de la Casa Amarilla (residencia del gobernador oficialista José Vásquez).

 

 

Nereida Peralta, una paciente sobreviviente de cáncer, habitante de Las Mercedes, explicó que fue hace unos seis años cuando evidenciaron la problemática de las aguas servidas.

“Empezamos a limpiar el terreno y nos dimos cuenta que salía mucha agua sucia y se iba hacia el lado de mi casa. Desde entonces eso nos afecta bastante, porque aquí hay niños, adultos mayores y personas enfermas”, destacó Peralta.

Agregó que ante la escasez de agua de consumo por tubería, decidieron construir un pozo para extraer agua de manantial. Sin embargo, esta iniciativa fue paralizada al percatarse de la afectación por las aguas residuales.

 

 

Peralta también resaltó que durante el período de lluvias aumentan los olores putrefactos y la presencia de zancudos. “Cuando llueve, esto se contamina mucho más, uno no puede ni estar en la casa porque el olor es insoportable”.

La presencia de dos preescolares y una escuela en las cercanías del estancamiento de aguas servidas, aumenta los niveles de riesgo en la zona. Por esta razón, los afectados exhortaron a las autoridades municipales y regionales para que conozcan y solucionen la problemática.