El Callao, donde es más fácil conseguir oro que agua en las tuberías

 

 

 

 

Vecinos del casco central de El Callao, municipio homónimo del estado Bolívar, denunciaron que no tienen agua por tuberías y que los servicios básicos están deteriorándose progresivamente.

Por Corresponsalía lapatilla.com

Se trata de un poblado rico en oro, ubicado en pleno Arco Minero del Orinoco, el proyecto extractivista del régimen de Nicolás Maduro, pero que no tiene algo tan cotidiano como agua corriente. “Es más fácil tener un punto o gramo de oro en la mano que lograr que llegue agua en mi casa”, comentó una residente que prefirió no identificarse.

 

 

Es que en El Callao cualquier denuncia es delicada, incluso hasta una tan sencilla como reclamar servicios básicos. El pueblo está rodeado de minas cuyo control está bajo peligrosos grupos armados. “Las únicas calles que están presentables son las del centro, pero para los barrios las carreteras están destrozadas”, dijo la informante.

 

 

En varias oportunidades el alcalde opositor, Coromoto Lugo, ha denunciado que los camiones que trasladan material de las minas han destruido considerablemente las arterias viales de El Callao. Estos vehículos pertenecen a alianzas mineras, es decir, empresas que contratan con el Estado para explotar los yacimientos de oro.

 

 

Otro grave problema son los frecuentes apagones y las fallas en la conectividad de las operadoras telefónicas. En ocasiones, los ciudadanos han estado hasta una semana sin señal en sus celulares. “A veces yo ni sé cómo trabajar porque no hay señal para pasar el punto o hacer un pago móvil. Es verdad que por aquí casi todo el mundo tiene efectivo para pagar, pero entonces yo me quedo sin la opción de pago electrónico para ofrecer a mis clientes”, comentó el dueño de un local de venta de pollo asado.

Lo que esperan los habitantes de El Callao es que el régimen chavista, así como extrae toneladas de oro de sus tierras, también invierta en los servicios esenciales para que sus calles se parezcan a la riqueza que hay debajo del suelo.