La violencia de género en los llanos venezolanos, un problema en ascenso

Fotos referenciales

 

 

 

De manera extraoficial se pudo conocer que en lo que va del año 2022, un total de 23 casos de violencia de género registrados en la policía del estado Apure, se encuentran a la orden del Ministerio Público (MP), debido al aumento de denuncias por parte de las víctimas ante este organismo de seguridad.

María Eugenia Díaz // Corresponsalía lapatilla.com

La última detención se registró en la calle Madariaga cruce con calle Muñoz, del municipio San Fernando, el pasado 28 de abril, en atención a una denuncia formulada por Williana Maryury Ríos Silva.

Trascendió que una comisión de Poliapure logró la aprehensión de Gabriel Alejandro Segovia y Luis Enrique Suárez Salazar por la presunta comisión del delito por retención de niñas, niños y adolescentes”, en perjuicio de una adolescente de 15 años.

El martes 26 de abril, los funcionarios de Poliapure también apresaron en la calle Independencia en San Fernando de Apure, a Gardeano Antonio Torrealba Cabello de 56 años, por encontrarse incurso en la presunta comisión del delito de violencia física, en prejuicio de Bleydi Adriana Guerra Escobar de 33 años.

El lunes 25 de abril, los funcionarios de la policía del estado Apure acantonados en El Recreo, municipio San Fernando, detuvieron, al ciudadano Carlos Enrique Coronado Rojas por el delito de violencia física contra su pareja identificada como Mariangel José Solórzano Ramírez.

La referida aprehensión se concretó de manera flagrante a las 2:00 pm cuando la fémina decidió salir a la avenida 5 de Julio, ubicada en la parroquia El Recreo, con la finalidad de denunciar ante la comisión policial las agresiones de las cuales estaba siendo víctima.

Las fiscalías VIII y XVIII del MP en Apure tienen en sus manos los tres casos señalados, con la finalidad de determinar la culpabilidad de los incriminados como agresores.

A pesar de lo negativo que puede resultar vivir en un ambiente de violencia, durante el primer trimestre del año, al parecer algunas víctimas de violencia de género en Apure han ido perdiendo el miedo y se han atrevido a dar a conocer su realidad.