Dictaron privativa de libertad a los custodios y al hombre que asesinó a un GNB en una comisaría de Bejuma

 

 

 

 

 

Privados de libertad quedaron el homicida y los dos funcionarios que custodiaban al sargento primero de la Guardia Nacional Bolivariana, que fue asesinado dentro de un recinto policial en Bejuma, Carabobo, el pasado 3 de marzo.

Por Corresponsalía lapatilla.com

Fuentes ligadas al caso, confirmaron que los dos custodios de Erickson Alexander Casique Polentino, al igual que su homicida, José Augusto Rodríguez, acudieron a la audiencia de presentación el 5 de abril, en la que les dictaron medida preventiva de privativa de libertad.

A los funcionarios se les estaría imputando homicidio intencional en grado de cómplice no necesario, mientras que Rodríguez estaría enfrentando cargos por homicidio. Desde ese momento transcurrirán los 45 días hábiles reglamentarios para llamar a la audiencia preliminar, y en ese lapso las partes investigarán y recopilarán las pruebas necesarias.

 

 

Como es de recordar, Casique fue asesinado la noche del 3 de abril, mientras se encontraba en la Policía Municipal de Bejuma, bajo custodia policial, luego de haber sido acusado de presunto abuso sexual contra una menor de 13 años de edad. El padre de la adolescente llegó al lugar y sin mediar palabras, disparó contra el funcionario en cinco oportunidades quitándole la vida.

Posteriormente, el hombre quedó detenido y puesto a la orden de la Fiscalía 5.

Más versiones

Sobre este hecho son muchas las versiones que se han generado. Familiares y compañeros del GNB, que estaba adscrito al destacamento de la Guardia del Pueblo, insisten en la inocencia de Casique.

 

 

En las redes sociales apareció una declaración dada supuestamente por un hermano de la víctima, quien no muestra su nombre, y en las que asegura que Casique mantuvo una relación afectiva con una hermana mayor de la presunta víctima. El noviazgo terminó luego de que la hermana mayor se fuera del país.

 

 

Pese a esto, supuestamente el joven seguía frecuentando a la familia de su expareja, pues gozaba de su aprecio y además seguía ayudando a los hijos de la joven, que no eran de él. En las declaraciones ofrecidas por el supuesto hermano, este asegura que la jovencita acosaba a Casique y que todo habría sido una mentira orquestada por la jovencita ante la negativa del hoy occiso de mantener una relación con ella.

 

 

“Mi hermano era perseguido y hostigado por esa adolescente. Nunca se atrevió a decir nada, me imagino que por respeto a los señores. Solo queremos dejar su memoria limpia, ya que era una persona muy humilde y generosa”, escribió.

 

 

De igual manera, Fiorella Polentino, quien se identifica como prima del occiso, escribió en su cuenta de Facebook lo siguiente: “Mi primo murió a manos de un hombre que quiso hacer justicia por su hija, pero él no sabía que su “niña” le estaba diciendo mentiras. Este es el fin de la historia, mi primo es inocente, pero eso no lo devolverá a la vida, el padre estará preso por arrebatarle la vida a un hombre. Esta niña mintió sin saber la gravedad que traería consigo, por jugar con estas falsas acusaciones hasta su propia libertad y la de sus padres está en riesgo”.

Hasta los momentos ningún organismo policial ha dado declaraciones oficiales sobre este polémico caso que ha acaparado la atención del país.