En la búsqueda del trono perdido en Bolívar: Regresa Francisco Rangel Gómez, el rey de las cabillas

 

Francisco Rangel Gómez fue gobernador del estado Bolívar por 13 años

Lo único que se sabía de Francisco Rangel Gómez era que tras cumplir tres periodos como gobernador del estado Bolívar, se radicó en México. Durante cuatro años estuvo ausente de la vida política venezolana.

Por Corresponsalía / La Patilla

Nidia Escobar de Rangel (izquierda) fue la primera en hacer su aparición en redes sociales

La primera en mostrarse en redes sociales fue su esposa, Nidia Escobar de Rangel, quien posó en algunas fotos junto a Yajaira Arocha, esposa de Ángel Marcano, el candidato del chavismo a la gobernación de Bolívar para los comicios del próximo 21 de noviembre. Inmediatamente comenzaron los rumores sobre la llegada de Rangel a la región.

Sorpresivamente el 28 de octubre, Rangel Gómez y Marcano sostuvieron una reunión con empresarios afines al sector oficial, afiliados a Fedeindustria. El encuentro se dio con un grupo reducido y sin prensa, en el auditorio de un reconocido hotel de Puerto Ordaz.

“Empezaron a correr rumores de que yo venía, porque aquí había un cambio. Aquí no hay cambio, aquí el gobernador se llama Ángel Marcano y venimos muchos a apoyar una opción que permita que Bolívar renazca”, afirmó Rangel Gómez ante el grupo de empresarios.

Voceros del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) ya comentaban puertas adentro que el exgobernador vendría al estado a “tomar el control del palacio regional y sus dependencias a través de Marcano”. Durante sus 13 años de gobierno en el estado Bolívar, dejó obras sin concluir, evidenciando la trama de corrupción del régimen chavista.

¿Quién es Rangel Gómez?

Francisco Rangel Gómez, egresó de la Academia Militar de Venezuela en la Promoción Simón Bolívar, de 1975, junto con el fallecido presidente de Venezuela, Hugo Chávez. Rangel Gómez estuvo al lado de Chávez desde sus inicios presidenciales, señala el portal Poderopedia.

Luego fue Rangel quien sostuvo reunión con empresarios de la zona en compañía de Ángel Marcano

Rangel fue en 1999 ministro de la Secretaría de la Presidencia. Para el año 2000, ocupó la presidencia de la Corporación Venezolana de Guayana, cargo al que renunció dos años después.

Para 2004 se postuló como gobernador del estado Bolívar, por el Movimiento V República, y su mandato se extendió hasta 2017 tras ser reelecto tres veces como máxima autoridad de la entidad.

En su contra recaen denuncias de corrupción, nepotismo y personalismo. Entre los casos más sonados en los que presuntamente está relacionado se menciona a la mafia de las cabillas y al cartel del hierro, donde han estado involucradas personas cercanas a él.

El primer caso se dio cuando Luis Velásquez, gerente de comercialización de la Siderúrgica del Orinoco (SIDOR) e integrante del PSUV, fue detenido por traficar cabillas. Ese caso implicó al hijo de Rangel Gómez. En ese entonces, acerca de Velásquez el exgobernador comentó: “Es un compatriota nuestro. Es parte del partido”.

En el caso del cartel del hierro, a Rangel Gómez se le vinculó con Yamal Mustafá, quien fue detenido como “cooperador inmediato en el delito de peculado doloso propio, concertación de funcionario público con contratista y asociación para delinquir”. El portal Poderopedia destaca que “las operaciones se resumen en tráfico de mineral de hierro. El caso se conoció como cartel del hierro y el principal actor fue el presidente de Ferrominera del Orinoco en ese entonces, Radwan Sabbagh, también detenido”.

En noviembre de 2017, el gobierno canadiense informó que Rangel Gómez era uno de los 18 funcionarios de alto mando sancionados, ya que “son responsables, o cómplices, de graves violaciones a los derechos humanos reconocidos internacionalmente, han cometido actos importantes de corrupción o han hecho ambas cosas”.

En enero de 2018 fue el gobierno de Estados Unidos que lo incluyó en la lista de sancionados. Dos meses después el gobierno de Panamá lo sancionó por considerarlo de alto riesgo por blanqueo de capitales, financiamiento del terrorismo y financiamiento de la proliferación de armas de destrucción masiva.

Sin relleno sanitario ni hospital

El diputado Rachid Yasbek señaló que la gran primera obra de corrupción que hubo en el estado Bolívar fue el puente Orinoquia que estaba presupuestado por 300 millones de dólares, pero terminaron pagando el doble y eliminando la vía férrea que iba por el medio del puente. “Con eso se empieza a demostrar la gran corrupción en Guayana”.

El parlamentario comentó que Rangel en su paso por la CVG mostró una gestión con números en positivo “que luego se cayeron como castillos de naipes, porque realmente lo que hubo en las empresas básicas mientras Rangel estuvo como presidente de la CVG fue una farsa. Fueron quitándole a los trabajadores de Guayana poco a poco sus derechos adquiridos, y como gobernador nunca defendió los derechos de nadie”, señaló Yasbek.

Durante sus 13 años de gobierno, que suman tres períodos consecutivos, Francisco Rangel Gómez hizo varias promesas y planteó proyectos que quedaron sin concluir, y solo fueron una realidad plasmada en papeles. Una de esas tantas promesas fue la del relleno sanitario. En 2011 Rangel habló de la construcción y saneamiento del vertedero que funcionaba en Cambalache, Puerto Ordaz.

En Cambalache no hubo ningún saneamiento. En aquel entonces, en una rueda de prensa informó sobre un terreno que habilitarían en Las Margaritas, KM 70, donde lo que se hizo fue enterrar los desechos. Tras varios meses aplicándose esa práctica, cerraron los accesos y ofrecieron un nuevo proyecto, pero esta vez en Cañaveral, en la vía a Sidor, que sería como un relleno “temporal”.

Se suponía que para marzo de 2015 el relleno sanitario de Las Margaritas sería inaugurado, pero esto se aplazó un año más, y decidieron dejar a Cañaveral como el sitio final para los desechos. Hasta la fecha, el lugar sigue inundado de basura, sin que reciba el tratamiento requerido. Para esa obra se invirtieron 10 millones de dólares.

Otras de las promesas sin cumplir fue el hospital de San Félix. Esta vez Rangel Gómez actuó conjuntamente con Carlos Osorio, quien para ese entonces era el presidente de la Corporación Venezolana de Guayana (CVG). La propuesta fue planteada en 2014 y debía estar materializada dos años después.

Sería un hospital tipo III, un mega proyecto al cual le aprobaron recursos por 450 millones de bolívares y que contaría con servicios de emergencia para adultos, emergencia pediátrica, hospitalización, quirófano, terapia intensiva, laboratorio y 220 camas en hospitalización. También estaría equipado con 24 camas para observación, 12 en quirófano, 24 en emergencia de adulto, 24 emergencia pediátrica, 14 para terapia intensiva, 10 para terapia intensiva pediátrica y 17 para las residencias de médicos.

Y como el centro de salud estaría ubicado en la UD-122 del sector Doña Bárbara, San Félix, quedaría espacio para construir Villa Olímpica, un urbanismo de la Gran Misión Vivienda Venezuela, destinada para unas 3 mil familias. Hoy ese espacio es usado como polígono de tiro que de vez en cuando sirve para las prácticas de los milicianos. No hay viviendas ni tampoco la estructura del hospital.

Tras su reelección en 2012, Rangel Gómez prometió construir cuatro distribuidores viales: tres en Ciudad Guayana y uno en Ciudad Bolívar. En esta última ciudad solo se convirtió a la redoma Las Banderas en una intersección con semáforos.

En el caso de Ciudad Guayana, los proyectos a ejecutar eran los elevados en la redoma El Dorado, en San Félix, y en la redoma de Bauxilum (La Piña), en Puerto Ordaz, pero nada de eso se construyó. El tercero proyecto que se prometió fue la redoma La Paz, también conocida como redoma de Makro. Aunque en un inicio sería ejecutado por la alcaldía, no se construyó supuestamente por el alto costo.

Otras obras sin cumplir

-El famoso tercer puente sobre el Orinoco. Se estimó que la primera entrega fuera el 7 de febrero de 2010 y se pospuso para el 31 de diciembre de 2017. Hasta la fecha sigue sin ser ejecutado. De acuerdo con la ONG Transparencia Venezuela, el monto de anticipo fue más de 148.750 millones de dólares, más de 1.970 millones de bolívares por créditos adicionales, según Gaceta Oficial Nº 40.607, decreto 1.639, de fecha 24 de febrero de 2015.

Uno de sus proyectos era un distribuidor en la redoma El Dorado y no lo ejecutó

-La construcción de la cuarta central hidroeléctrica Tocoma. Por ese proyecto se hizo un anticipo de Bs. 151.583.947.793, equivalentes a 26.338.453 de dólares. Según datos oficiales hasta septiembre de 2017, se había pagado Bs. 9.371.574.348, y su avance físico llegó hasta un 87.19%.

El vertedero de Cañaveral fue otra de las promesas sin cumplir

-El Acueducto Bicentenario para garantizar el agua por tubería. Actualmente ese servicio sigue siendo uno de los mayores problemas del estado Bolívar. “Recuerdo que en la ciudad había grandes vallas donde decía que el 90% de las casas tenían agua potable por tuberías. Todo eso también fue falso. Todo una falsedad, todo un montaje de corrupción”, afirmó el diputado Rachid Yasbek.

-La V Línea de Alcasa. Ciudad del Acero y Ciudad del Aluminio.

-EPS Fábrica de tubos sin costura en SIDOR, en construcción desde 2007 y paralizada en 2011.

-Siderúrgica Nacional José Ignacio Abreu De Lima, en Ciudad Piar.

-Empresa de Producción Social (EPS), Servicios de Laminación, C.A. (Serlaca), en Caicara del Orinoco.

– Pulpaca (fábrica de pulpa y papel al sur de Monagas).

-La segunda línea de producción de la Planta de Pellas, Ferrominera Orinoco.

 

.