Sus hijos pagaron las consecuencias de ser una ardiente mamacita en OnlyFans

Foto: Cortesía

 

 

“Su aparente búsqueda de controversias de alto perfil en apoyo de su sitio web para adultos está en conflicto directo con lo que esperamos impartir a nuestros estudiantes y se opone directamente a las políticas establecidas en nuestro Manual para padres y estudiantes. Por lo tanto, requerimos que encuentre otra escuela para sus hijos y no tenga más asociación con la nuestra”.

Por: Clarín

Con ese texto enviado a través de un email, las autoridades de un colegio explicaron una madre por qué expulsaban a sus tres hijos del establecimiento, una decisión que generó polémica en redes sociales entre quienes se mostraron a favor y en contra de la medida.

Ocurrió en una escuela católica de Sacramento, California, la Sacred Heart Parish, después de que los administradores escolares se opusieron al trabajo de su madre: modelar en el sitio solo para adultos, OnlyFans.

La protagonista de esta historia se llama Crystal Jackson, de 44 años, y su incursión en OnlyFans comenzó como una forma de reavivar la chispa en su matrimonio de 14 años.

“Pasé por la menopausia temprana y estaba como, deseando tener una fuerte conexión con mi esposo nuevamente”, le dijo a la cadena de televisión KCRA3. Ella y su esposo Chris comenzaron a publicar contenido en OnlyFans, desde fotos sugerentes estilo pin-up (del estilo de las tapas de revistas) hasta “historias sexys” que Crystal escribe para sus suscriptores.

Rápidamente sus contenidos de “hot wife” fueron un éxito. Cuando la pareja comenzó a subir videos a OnlyFans hace poco más de un año, ganaron US$ 15.000 en su primer mes. Ahora tienen un ingreso de US$ 150.000 al mes. La cuenta de Instagram de Jackson, bajo el alias “Mrs. Poindexter” cuenta con más de 500.000 seguidores.

“Obtienes mucha confianza en ti mismo”, le dijo Jackson a KCRA3. “Tal vez yo hago atractiva muchas sensaciones, o tal vez yo soy atractiva”, afirmó. Los que seguramente no estuvieron de acuerdo con ella fueron muchos padres del colegio. La semana pasada, Jackson fue entrevistada por el diario británico The Sun y ella confesó que a medida que se iban alertando de la situación, muchas familias la bombardearon con mensajes de texto y llamadas telefónicas, llamándola “repugnante” y diciendo que sus hijos deberían ser “echados”.

Eso encendió una mecha que nunca se extinguió. Si bien la directora del establecimiento, Theresa Sparks, inicialmente decidió no involucrarse, el artículo de The Sun hizo que cambiara de opinión y tomara la decisión que tomó.

“No podemos discutir el estado o las circunstancias de ningún miembro de nuestra escuela o comunidad parroquial”, afirmó a la prensa escuetamente.

Lo concreto es que ahora Jackson y su esposo están buscando una nueva escuela y un nuevo comienzo lejos de la iglesia que los casó y bautizó a sus hijos. Enojado, Chris le dijo a KCRA3 que era “difícil encontrar el cristianismo en todo esto”, mientras que Crystal dijo: “Sigo siendo el mismo Crystal que era, como hace dos años”, dijo. Eso sí, ahora con una entrada mensual de US$ 150.000 por hacer algo que le gusta, y mucho.