Exorcismos, fantasmas y la presencia del Diablo: El misterio de la casa más embrujada de Irlanda

Foto: Jeremy Polanski

 

 

Hay una mansión en la República de Irlanda que, de acuerdo a la leyenda, está ligada a una entidad maligna: nada más y nada menos que el Diablo. Ubicada precisamente en la península de Hook, Loftus Hall se ganó el título de la “casa más embrujada” del país por el mito que albergan sus paredes. Y las presuntas apariciones de fantasmas y espíritus durante los últimos años. En la actualidad, la propiedad se encuentra en venta. ¿Habrá interesados que se animen a adquirirla?

Por: Clarín

La construcción de 2520 metros cuadrados cuenta con 22 habitaciones y 14 baños. El británico Aidan Quigley, fanático del lugar desde que era chico, compró la vivienda en 2011 según le contó al portal de noticias Insider.

Un año después, y luego de renovarla, la abrió al público por primera vez en décadas. Miles de turistas, atraídos por la historia, visitaron las instalaciones desde 2012 hasta el 2020, año en el cual se cerró sus puertas.

Historia de Loftus Hall

En 1170, el caballero normando Raymond “Le Gros” (El gordo) FitzGerald construyó un castillo en la zona, informó la página oficial de la mansión. “Le Gros” cambió su apellido para adoptar una identidad irlandesa: eligió Redmond.

Sus descendientes, los Redmond, construyeron un nuevo edificio en 1350, durante la Peste Negra, para reemplazar al castillo: se lo conoció como Redmond Hall.

La edificación permaneció a manos de los Redmond hasta los años 1650, cuando fue adquirida por la familia Loftus, dueños de plantaciones, como parte de la Conquista de Irlanda. En 1666, se convirtió en la residencia oficial de Henry Loftus y el sitio se denominó Loftus Hall.

El lugar sufrió una importante remodelación entre 1872 y 1879 llevada a cabo por el marqués John Henry Wellington Graham Loftus con el objetivo de prepararla para la visita oficial de la reina Victoria: al final, ella nunca fue. Esos arreglos en la casa provocaron que la familia entrara en bancarrota.

En 1917, Loftus Hall fue comprada por la Orden de San Benito, perteneciente a la Iglesia Católica. Durante la década de los 80 y hasta principios de los 90, funcionó como un hotel.

Leyenda de la “casa embrujada”

En el siglo XVIII, Charles Tottenham se casó con la antepasada del marqués John Henry Wellington Graham Loftus, Anne Loftus. Tuvieron seis hijos: cuatro varones y dos mujeres, Elizabeth y Anne.

La esposa de Tottenham falleció luego de unos años, cuando sus hijas todavía eran chicas. El hombre terminó casándose con su prima Jane Cliffe y comenzó a vivir con ella y sus hijos en Loftus Hall.

En 1775, un extraño se acercó a la mansión en busca de refugio: venía de encallar su barco en el puerto de la zona luego de un viaje por aguas turbulentas. La familia decidió darle cobijo al hombre.

En una de esas noches, a Anne, la hija de Tottenham, se le cayó un naipe al suelo mientras todos jugaban a las cartas. La chica se agachó para recogerla y se dio cuenta de algo aterrador: los pies del extraño eran en realidad pezuñas. Pronto, ese hombre se escapó por el techo envuelto en una bola de llamas y dejando un olor a azufre en el ambiente: la leyenda da entender de que se trataba del Diablo.

Anne presumiblemente entró en un estado de shock y locura después de ese episodio: nunca se recuperó. A raíz de esta situación, la familia encerró a la joven en el salón de tapices.

Anne murió unos años después. Miembros de la familia y trabajadores de la casa aseguraron haber visto al espíritu de ella deambulando por la mansión. Se dice que la familia llamó al sacerdote local para que exorcizara toda la vivienda: no logró “limpiar” el salón de los tapices.

En los últimos años, algunos visitantes manifestaron haber sentido y visto cosas extrañas en Loftus Hall. Incluso en 2014, un joven afirmó haber sacado una foto en la que se veía el fantasma de una chica en el reflejo de un vidrio.

Venta de Loftus Hall

¿Cuánto sale Loftus Hall? El diario local Irish Independent (independent.ie) consignó que se vende por 2.65 millones de euros, aprox. 3.2 millones de dólares al cambio oficial del 13 de mayo.

“La magnífica entrada, que lleva a la puerta principal, sus jardines realmente cautivadores, la edificación de piedra, el excelente estacionamiento, la playa privada y los terrenos polivalentes de primera calidad… la casa basa su valor en todas estas cuestiones y además goza de unas vistas inigualables”, dijeron desde la agencia de subastas Keane Auctioneers, que se encarga de la venta de la propiedad, citados por el mismo medio.

“Aunque necesita una amplia reforma, mantiene algunas de sus características únicas, como la notable escalera tallada a mano, las magníficas chimeneas y las características arquitectónicas únicas (todas ellas con sus propias historias y relatos legendarios), por nombrar sólo algunas”, agregaron.