Misión de ONU presume que Juan Requesens fue drogado para inducir la confesión

 

El diputado ante la Asamblea Nacional por el estado Táchira, Juan Requesens fue acusado de estar involucrado en el supuesto atentado contra Nicolás Maduro en la avenida Bolívar.

lapatilla.com

El régimen venezolanos capturó a Requesens grabó un video en el cual el parlamentario presentaba evidentes signos de alteración de consciencia que coincidían con la sustancia psicotrópica popularmente conocida como “burundanga”.

Bajo estos evidentes síntomas, los funcionarios de Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) en El Helicoide recogieron el presunto relato de Juan Requesens. La situación fue denunciada a la prensa por el padre de Requesens, quien es médico traumatólogo.

Ahora el informe de la misión de la Organización de Naciones Unidad en Venezuela afirma que “las declaraciones se solían grabar en audio o vídeo y algunas se retransmitían posteriormente por televisión. En varios casos, funcionarios del SEBIN hicieron que personas detenidas grabaran un audio o un vídeo de WhatsApp varias veces hasta que el agente quedó satisfecho con la declaración. En el caso de Juan Requesens, funcionarios del SEBIN presuntamente administraron psicotrópicos para inducir una confesión, una táctica que luego confirmó Cristopher Figuera en una entrevista con la Misión”.

Las confesiones fueron extraídas del acusado o de un tercero sin la presencia de un abogado o bajo coacción, como en el caso de Juan Requesens

Desaparición forzada

Dentro del informe el caso de Requesens se recoge como Desaparición Forzada por parte del regimen “en siete casos investigados, funcionarios del SEBIN y otras autoridades negaron haber retenido a la persona o dijeron a sus familiares y abogados que no tenían información.

En al menos dos casos, funcionarios del SEBIN dijeron a las madres de personas detenidas que debían revisar el hospital y la morgue714. El paradero de las personas detenidas permaneció desconocido durante períodos que iban desde unos pocos días (por ejemplo, en el caso de Juan Requesens) hasta varias semanas (por ejemplo, en el caso de Gilber Caro y Pedro Jaimes Criollo)”.

La Misión tiene motivos razonables para creer que algunos opositores o disidentes políticos y personas vinculadas a ellos han sido objeto de desaparición forzada a corto plazo durante el período que se examina. La desaparición forzada implica la privación de libertad contra la voluntad de la persona y la participación de agentes del Estado, ya sea por comisión, tolerancia o aquiescencia, y el ocultamiento de la suerte o el paradero de la persona desaparecida. No existe un plazo mínimo, con arreglo a las normas internacionales de derechos humanos, durante el cual una persona detenida deba ser sometida a desaparición forzada para que se produzca la violación.

Juan Requesens estuvo detenido desde el 7 de agosto de 2018 hasta el 28 de agosto de 2020; fue liberado del SEBIN Helicoide y puesto bajo arresto domiciliario después de pasar más de dos años en detención.

 

 

 

 

 

 

 

EN VIDEO: La declaración editada de Juan Requesens presentada por Jorge Rodríguez con la que lo vinculan al atentado