AP: Venezolanos varados construyeron un campamento en Colombia en medio de la pandemia

Una migrante venezolana sin hogar con una máscara facial como protección en medio del nuevo coronavirus se sienta junto a su tienda cerca de la terminal principal de autobuses en Bogotá, Colombia. (Foto AP / Fernando Vergara)

 

Sin trabajo, en quiebra y con pocas buenas opciones durante la pandemia, un creciente número de inmigrantes venezolanos en Colombia ha establecido un campamento improvisado en un parche cubierto de árboles a lo largo de una carretera en las afueras de la capital de Bogotá.

Por César García | The Associated Press

Traduccíon libre del inglés por lapatilla.com

Además de las 160 carpas que han construido con plástico negro y cuerdas, no tienen agua corriente, baños ni electricidad. Sobreviven gracias a la caridad de los vecinos que traen comida.

Los migrantes están abarrotados con hasta seis en cada tienda y no hay forma de lavarse las manos fácilmente, lo que crea la posibilidad de que el nuevo coronavirus se propague, aunque los residentes dijeron que aún no han experimentado ninguna enfermedad.

“Estamos viviendo una pesadilla”, dijo Cecilio Zagarra, un organizador y uno de los cientos en el campamento. “No sabemos cuándo terminará”.

En las últimas dos semanas, las autoridades colombianas redujeron la cantidad de migrantes venezolanos a los que se les permite viajar a la ciudad fronteriza de Cúcuta de 400 por día en más de una cuarta parte. Dicen que las autoridades venezolanas solo permiten a los venezolanos cruzar tres días a la semana en lo que normalmente es un cruce fronterizo bullicioso.

Esto ha causado un cuello de botella de venezolanos que intentan irse a casa. El nuevo barrio marginal al norte de Bogotá se ha convertido en el hogar de cientos de venezolanos varados, muchos niños, mujeres embarazadas y ancianos.

Associated Press visitó el campamento improvisado, observando la falta de condiciones sanitarias. La mayoría de los migrantes no tienen mascarillas, y mantener una distancia segura de los demás es casi imposible.

Zagarra, de 30 años, es un líder en la comunidad. Dijo que, como muchos allí, se desarraigó de la Venezuela devastada por la crisis hace dos años y viajó a Colombia, donde encontró trabajo constante construyendo torres de comunicación.

Luego, el coronavirus se extendió por América Latina, trayendo consigo órdenes de quedarse en casa y rápidamente lo dejó sin dinero.

“Cambió mi vida en 180 grados”, dijo Zagarra. “Se nos acabaron los recursos. Nos echaron por no pagar el alquiler “.

Zagarra y otros dijeron que se vieron obligados a hacer el campamento, sin recibir ayuda del gobierno. Mientras mantienen el orden en su comunidad, Zagarra dijo que están presionando a los funcionarios para que paguen el largo viaje en autobús de regreso a la frontera con Venezuela.

“No tenemos los recursos necesarios para pagar la devolución de los boletos”, dijo.

Se encuentran entre una inundación de aproximadamente cinco millones de venezolanos que huyeron de su país natal en los últimos años, escapando de una crisis histórica que ha dejado a la mayoría sin agua potable, electricidad, gasolina y atención médica confiables. El mayor número de migrantes venezolanos, 1,8 millones, cruzó a Colombia. Otros fueron a Perú y Ecuador.

Las órdenes de cuarentena en estos países han provocado un flujo inverso de venezolanos, que dicen que no tienen otra opción que regresar a su hogar, donde al menos pueden vivir con familiares. Aproximadamente la mitad de los migrantes venezolanos trabajaban informalmente como vendedores ambulantes y empleados, sin tener una red de seguridad para ayudarlos a sobrevivir sin ir a trabajar todos los días.

Los funcionarios de migración colombianos informan que hasta ahora, más de 72 mil venezolanos desplazados han regresado a su país natal, muchos de los cuales caminaron hasta 20 días llevando sus pertenencias.

Juan Espinosa, un funcionario de migración colombiano, le dijo a AP que las comunidades fronterizas y las terminales de autobuses en toda Colombia se están llenando de gente.

“Este no es el momento de moverse y viajar”, dijo Espinosa, instándolos a quedarse y aislarse lo mejor que puedan.

La enfermera venezolana Rosmery Sánchez, de 34 años, dijo que vino a Colombia hace seis meses. Ella dijo que está sin trabajo, sin hogar y que sobrevive gracias a la caridad de los residentes cercanos que traen pan, refrescos y otros alimentos.

“Vinimos a Colombia para una mejor estabilidad económica, pero encontramos el coronavirus”, dijo Sánchez. “Lo que estamos experimentando es una situación horrible que ninguno de nosotros solicitó”.