Mireya Segovia: Venezuela pide a gritos ¡Libertad Ya!

Desde que se inició la urgente salida del régimen imperante y genocida en Venezuela, se aceptó y reconoció que era necesaria la ayuda internacional para lograr superar la barbarie que vive el país, aún en los actuales momentos, donde cada día se agudizan más las dificultades y la imposibilidad de mantener una forma de vida “vivible”, la ayuda se ha pedido a gritos, por aquello de que lamentablemente, el pueblo venezolano “no puede solo”.

No obstante, mentes obtusas (quienes cohabitan con este régimen) y solo les complace y conviene mantener inalterable un “estado fallido”, se empeñan en que Venezuela, es capaz de salir de esta pesadilla sin la ayuda de agentes externos, aún ignoro el ¿por qué?. No se recurre a lo que ayer pedíamos haciendo coro, la aplicación del Articulo 187 #11.

Hoy, a escasos momentos de alcanzar la locura total, los venezolanos (as) estamos claros, que enfrentamos un sistema mafioso, que sin elucubrar, ha penetrado las entrañas de nuestra Venezuela, y que, como si fuera poco se ha encausado por todos los sectores de esta sociedad agonizante y, se afianza a través de un estado fallido, gracias a una guerra sin misiles, ni tregua alguna, como lo presenciado con la salida del aire de DIRECTV, esto sin descartar todas las demás desgracias, sin concluir, que nos han acompañado y que valientemente hemos enfrentado, no sé si con PACIENCIA, CONFORMISMO, o TOLERANCIA.

En fin, este último látigo que atropella desmedidamente al venezolano (a), en todos los ámbitos de la vida ciudadana, como lo es el problema de la electricidad, que sabemos viene dado por una destrucción total y absoluta del país, obsolescencia tecnológica, por no haber un mantenimiento eficaz y oportuno, por abandono indiscriminado y sin dolientes de las infraestructuras de los servicios básicos del país, por los años de explotación termoeléctrica, que han conducido desgraciadamente a un deterioro especifico.

La cantidad de apagones en Venezuela, superan el número de apagones registrados en cualquier país de Latinoamérica.

Creo, que es el mayor de los problemas, que hoy por hoy enfrentamos los venezolanos (as), además del hambre, sumado a la escasez de combustible, que arrastra el resto de cosas, la apoteósica ola de inflación que nos arropa, con un bolívar que ya no posee valor alguno, porque ya ni la “moneda en físico” la vemos. En pocas y sencillas palabras, mencionar cada elemento de tortura del venezolano, requiere de tiempo, pero las horas de penumbra, creo que superan los niveles de tortura a los que hemos sido sometidos.

De manera que, pienso que la ayuda internacional en rescate de los venezolanos es impostergable, hablarle ya al ciudadano de falsas negociaciones y menos de posibles elecciones, son argumentos que quedan descartados en la mente del venezolano (a), así como la acción de las fuerzas, ya sean estas institucionales o no, no hay más opciones.

Que se articule quien tenga que unirse, para buscar una salida a Venezuela, que se dé una coalición internacional, pero ya desde sus ángulos más propicios, para que de una vez y por todas se avizore una luz en nuestro país, y se produzca una pronta recuperación y salvación de lo que queda, que se garantice la vida del venezolano (a), que se rescate a través de la reinstitucionalización el control del territorio venezolano.

En otras palabras, es irrenunciable que la Fuerza Internacional se haga realidad a través de la aplicación del 187 #11 contemplado además en el TIAR (Tratado Internacional de Asistencia Recíproca).

El venezolano (a) ya no resiste más. Se sigue pidiendo a gritos “Libertad, Libertad, Libertad”, son muchos los sacrificios ofrendados a este país, hay una dirigencia que apuesta a la paciencia y tolerancia del venezolano (a) para seguir cohabitando con el régimen, pero la realidad va más allá, de la “capacidad de aguante”, se muere, se merma, día a día nuestra población, especialmente nuestros jóvenes, se exterminan y enferman cada día. Tendremos al final de esta Venezuela agonizante, si no se hace algo a tiempo, una sociedad venezolana cansada, con decidía y enferma de tanto luchar. VENEZUELA PIDE AYUDA PARA ALCANZAR LA LIBERTAD YA.