Anthony Romero: Estado de Alarma bajo un régimen de facto ¿Para siempre?

Luego de más de dos meses viviendo en Venezuela bajo el Estado de Alarma decretado por el régimen de facto encabezado por Nicolás Maduro, parece importante hacer un balance de ¿Qué ha sucedido en Venezuela y qué podemos esperar los ciudadanos en las próximas semanas?, estas líneas buscan generar una reflexión y analizar la realidad actual desde el ámbito jurídico, político y social.

Teniendo esto en cuenta abordemos el primer aspecto, en términos jurídicos ¿Qué es un Estado de Alarma?, ¿Quién lo decreta?, ¿Quién debe controlarlo? Para explicar estos puntos tengamos claro que el Estado de Alarma es uno de los Estados de Excepción estipulados en nuestra Constitución y en la Ley Orgánica de los Estados de Excepción, estos deberán ser aplicados solo cuando existan circunstancias extraordinarias que afecten la seguridad e integridad de la nación, los ciudadanos y sus instituciones. En estos casos las facultades del Estado son ampliadas para contener o manejar la amenaza, los ciudadanos cedemos nuestras libertades individuales por razones de orden social, y esto da más control al Estado; por esta razón es de suma importancia el control de estos decretos y aclarar que son medidas excepcionales con un tiempo determinado, que no podrán perdurar permanentemente en el tiempo, pues de suceder esto último estaríamos ante un Estado Totalitario.

El Estado de Alarma podrá ser decretado por el Presidente de la República en Consejo de Ministros, este debe responder a dos controles fundamentales, el control parlamentario ejercido por la Asamblea Nacional o su Comisión Delegada si la misma no lograra reunirse en sesión plenaria por las circunstancias excepcionales, también existirá el control constitucional al ejecutivo ejercido por el Tribunal Supremo de Justicia. Ningún decreto de Estado de Excepción podrá suspender los Derechos Humanos estipulados en los distintos tratados suscritos por Venezuela.

De esta manera resumimos lo que son los estados de Excepción y el Estado de Alarma en el país, ahora ¿Cuál ha sido la situación en Venezuela?, ¿Cómo ha sido aplicado el decreto? Bueno, en la actualidad podemos ver como no se ha cumplido con el control parlamentario por parte de la Asamblea Nacional, ya que el decreto de Estado de Alarma no fue remitido a esta institución, en cuanto al control constitucional el mismo lo ha realizado un Tribunal Supremo de Justicia ilegitimo, que se ha convertido en el despacho de abogados del régimen de facto y hace rato que dejo de impartir justicia en sus decisiones.

En cuanto a la garantía de los derechos fundamentales de los ciudadanos, hemos visto como durante la cuarentena se ha utilizado el decreto de Estado de Alarma para profundizar la violación de Derechos Humanos, la persecución, las detenciones arbitrarias y las ejecuciones extrajudiciales por parte de los organismos de seguridad del régimen de facto.

Sumado a todo lo anteriormente descrito, este tipo de Estado de Excepción solo puede ser decretado por 30 días y prorrogable por 30 días más, en el momento que son publicadas estás líneas estamos ya pasando los 60 días de cuarentena y de vigencia de un Estado de Alarma, el cual de manera inconstitucional e ilegal ha sido extendido argumentando que se publicó en Gaceta Oficial un nuevo decreto y no una extensión del primer decreto publicado el 13 de Marzo de 2020. También somos testigos de cómo la crisis social se agudiza cada hora que pasa, demostrándose en la escasez de combustible, las fallas constantes en los servicios básicos y el alto costo de la vida, que se evidencian con más fuerza en el interior del país.

Los ciudadanos venezolanos nos enfrentamos a una realidad sumamente compleja, entonces queda la pregunta: ¿Qué podemos hacer? La respuesta a esta interrogante es que ahora más que nunca debemos alzar nuestra voz de protesta y denunciar al país y al mundo todo lo que estamos viviendo, así como lo hicieron los valientes ciudadanos de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, denunciando el riesgo que podría significar el Covid-19 en el país.

Si bien es cierto que la amenaza del Covid-19 sigue latente en Venezuela, quedará de cada uno de nosotros que esta situación extraordinaria no se convierta en lo cotidiano, los ciudadanos agrupados en asociaciones civiles, partidos políticos, universidades, grupos empresariales, y demás organizaciones que hacemos vida en la sociedad; en una sola voz digamos ¡BASTA!, solo de nosotros depende que el confinamiento y el Estado de Alarma no sean una situación eternizada.

@anthoromeroj

Abogado