El mundo se acerca a 100.000 muertos por coronavirus y celebra la Semana Santa confinado

El voluntario Charles Minafra llega a la habitación de un residente de 79 años para establecer una video llamada en línea con sus familiares en la unidad de cuidados a largo plazo Les Jardins d’Emeraude en el hospital departamental Bischwiller, cerca de Estrasburgo, durante un encierro impuesto para reducir la velocidad la propagación de la enfermedad por coronavirus (COVID-19), Francia, 9 de abril de 2020. Fotografía tomada el 9 de abril de 2020. REUTERS / Christian Hartmann

 

En Bogotá, Manila, Jerusalén o Madrid miles de millones de cristianos celebran este viernes la Semana Santa encerrados en sus casas debido a la pandemia de coronavirus, que se acerca al umbral simbólico de los 100.000 muertos en todo el mundo.

En un mundo enfrentado a la peor recesión económica desde la Gran Depresión de 1929, como dijo la jefa del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, el jueves se fortaleció una respuesta financiera en Estados Unidos pero también en la Unión Europea.

El papa Francisco, líder espiritual de 1.300 millones de católicos, verá por la noche a dos grupos de cinco personas en la inmensa plaza de la Basílica de San Pedro en Roma que harán revivir a internautas y telespectadores el Camino de la Cruz, el calvario de Jesús, desde su condena hasta su crucifixión y su muerte.

Esta sobrecogedora imagen es una de las tantas impensables consecuencias de la pandemia de COVID-19, que ha dejado más de 94.000 muertos y más de 1,5 millones de infectados en el mundo, y tiene confinada a más de la mitad de la población.

Francisco ya ofició la misa del Jueves Santo, que recuerda la Última Cena de Jesús, ante un reducido número de asistentes, ante quienes que recordó a los “más de sesenta curas muertos en Italia mientras se ocupaban de enfermos en los hospitales”.

En Tierra Santa, todos los lugares de culto han sido cerrados al público, incluida la iglesia del Santo Sepulcro en Jerusalén, el lugar donde, según los evangelios, murió y fue sepultado Cristo.

Normalmente Jerusalén es el corazón de las celebraciones de Pascua. El año pasado, más de 25.000 personas de todo el mundo se congregaron allí para celebrar la Semana Santa.

– Respuestas económicas –

Los frentes son múltiples y el mundo intenta organizarse como puede. En una intensa jornada de varias reuniones de líderes mundiales sobre la pandemia, los ministros de Finanzas europeos acordaron el jueves en videoconferencia un plan de ayudas por 500.000 millones de euros (550.000 millones de dólares).

“Europa ha tomado una decisión y está lista para enfrentar la gravedad de la crisis”, tuiteó el ministro francés de Finanzas, Bruno Le Maire.

Los 27 miembros del bloque descartaron sin embargo una vez más la idea de una emisión de deuda común como pedían España e Italia, y a lo que se oponían los países del norte, especialmente Holanda y Alemania.

De su lado, los principales países productores de petróleo, excepto México, acordaron reducir la producción en mayo y junio en 10 millones de barriles diarios, anunció este viernes la OPEP, después de negociaciones maratonianas para contrarrestar el desplome de los precios.

– ¿Luz de esperanza? –

Estos pequeños logros son apenas paliativos para la pesadilla que vive en el mundo, sobre todo Europa y Estados Unidos, que concentran la mayoría de los muertos y contagios.

El número de pacientes de cuidados intensivos ha disminuido ligeramente en Francia, al igual que las hospitalizaciones en los focos estadounidenses de la COVID-19, lo que da la esperanza de una desaceleración en un futuro no muy lejano.

Estados Unidos (más de 16.000 muertos y 430.000 casos) es el país con más infecciones y donde la enfermedad avanza más rápidamente.

En Nueva York, epicentro del brote estadounidense, se registró un nuevo récord de 799 muertes en 24 horas, pero sólo hubo 200 nuevos pacientes ingresados a hospitales, “el menor número que hemos tenido desde que empezó esta pesadilla”, dijo el gobernador Andrew Cuomo.

El desempleo en Estados Unidos por su parte no deja de alcanzar niveles históricos: unos 6,6 millones de personas más pidieron subsidios de desempleo, según cifras difundidas el jueves. Ante esto, la Reserva Federal anunció 2,3 billones de dólares en nuevos préstamos para apoyar la economía.

En Europa, Italia, con más de 140.000 casos y 18.279 muertos, encabeza la lista trágica. Entre los fallecidos figuran un centenar de médicos.

España, el otro país más afectado de Europa, suma más de 15.000 muertos, aunque el jueves se registró un ligero descenso en el número diario de fallecidos.

“El incendio que desató la pandemia comienza a estar bajo control”, dijo el jefe de gobierno socialista Pedro Sánchez en una sesión en el Congreso para ratificar la prórroga hasta el 25 de abril del confinamiento iniciado a mediados de marzo.

En el Reino Unido, que reportó el jueves 881 nuevas muertes para un total de 7.978, el primer ministro, Boris Johnson, que lleva cuatro días hospitalizado por la COVID-19, salió de la unidad de cuidados intensivos.

– Cuba endurece medidas –

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, subrayó que es “el momento de la unidad”, y no de las críticas, ante un consejo paralizado durante semanas por la polémica entre Washington y Pekín sobre el origen chino del virus.

En América Latina y el Caribe, donde se han registrado más de 50.000 casos y 2.000 muertes también se sufrirá “un shock de proporciones históricas” en materia económica, con contracción de entre 1,8% y 5,5% en 2020, según estimaciones del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Brasil, el país latinoamericano más golpeado, con 941 muertos y 17.847 contagios, prepara un megaoperativo de hasta 40 vuelos para transportar desde China un cargamento de 240 millones de mascarillas.

En Ecuador, el segundo más afectado de la región y que tiene a la ciudad de Guayaquil como la más golpeada, presos de seis cárceles del país construyen en talleres de carpintería féretros para los fallecidos.

Cuba, con 515 casos confirmados del nuevo coronavirus y 15 fallecidos, paralizará su transporte público y cerrará los grandes comercios, aunque por el momento mantiene en cuarentena a sólo seis barrios del país.

Obligados a apelar al ingenio, sacerdotes católicos del turístico puerto de Acapulco, en México, ofrecieron la posibilidad a fieles de confesarse desde su automóvil.

La carrera por frenar la propagación del virus ha despertado también la creatividad: tres ingenieros peruanos diseñaron un “brazalete anticontagio” que alerta mediante un sonido cuando la mano se acerca al rostro, principal forma de contagio. AFP