Domingo Alberto Rangel: Petróleo, mal de muchos

Domingo Alberto Rangel @DomingoAlbertoR

Pido excusas por olvidar en medio de esta locura acaparadora del mundo… que ayer era domingo… mi día para La Patilla.

También, pero por adelantado, le pido tolerancia a los lectores que llevan dos décadas siguiendo pistas cual si fuesen perros olfateadores y se molestan si uno, apoyado en un informe màs o menos restringido de fuente absolutamente pro occidental y si se quiere capitalista –màs bien mercantilista- recuerda que los males petroleros no son exclusiva de nuestra PDVSA –màs bien de los gobiernos y enchufados que siempre la manejaron- y que es el mercado global del oro negro… lo que está desplomado. Veamos.

Para estos lectores a los que admito en su desesperación solo les queda llamar a los liberales como uno… “ñángaras”… o exigirnos como si fuesen nuevos Tamerlanes… mandando a nombre de la democracia y la libertad… a que el sol se oculte en pleno día porque eran sus funerales… cuando escriben un “vete a Cuba” o un intolerante pero màs comprensible “púdrete”… a esos afortunadamente cuatro gatos les deseo lo mejor y que sigan bailando en círculos… cogidos de las manos… pensando que así atraen la lluvia en este año tan seco.

Señores: Lo primero es que a consecuencia de la pandemia y las cuarentenas, la demanda global de crudo se derrumbò… casi no existe… y eso… con o sin las ilegales y caprichosas sanciones de míster Trump… abaten el precio del petróleo desde Caracas hasta en el estado de Texas… y ese mal no solo a nosotros nos ocurre.

Los depósitos para almacenar crudo en tierra están llenos desde USA y el Caribe… pasando por Rotterdam… hasta llegar a Singapur. Full… no les cabe una gota màs y hace días que han comenzado a contratar supertanqueros sin oficio… para usarlos como depósitos de emergencia… como declara el CEO de Frontline Ltd… la mayor propietaria de este tipo de embarcaciones.

Esto de usar tanqueros como si fuesen tobos o colchones me recuerda una práctica nuestra que consiste en guardar agua en vasija cuando las tuberías están secas… pero, escribiendo sobre “tuberías” y super tanqueros… hay màs.

Los oleoductos hace 2 días comenzaron a advertir a sus proveedores que limiten los envíos porque no hay muchos compradores al final de la línea. Así dice la comunicación de Plains All American Pipeline.

Y los super tanqueros solo pueden almacenar al máximo 100 millones de barriles… lo cual era antes de la pandemia màs o menos el consumo mundial para un día. En palabras cristianas… guardar petróleo en super tanqueros anclados cerca de tierra… es un paliativo… corto y desesperado.

Y la prognosis es peor: Estamos ante la mayor crisis de la humanidad en materia petrolera… apenas cuando el consumo ha bajado un 25 %… pero ese dato va en picada. Es una crisis peor que la de 1929 que como es conocido por todos, salvo por los twitteros irresponsables que esta semana mataron a Daniel Ortega… declararon a Carla Angola despedida de su trabajo… a Cilia Flores víctima de un ACV… y enviaron a Diosdado Cabello para Cuba… desembocó en la Segunda Guerra Mundial.

Y todos la sufren como para desvirtuar los inventos sin aportar pruebas de conspiròlogos que ora acusan “a los chinos”… ora “a los estadounidenses” de haber creado la mutación del virus… para lanzarla sobre el enemigo.

Por ejemplo, el presidente Donald Trump que tan mal ha manejado esta crisis al punto de que nos amenaza a los venezolanos con invasiones a nuestra patria… para conservar votos en la Florida… tiene sus problemas en el ámbito personal.

Antes de tener que aceptar, abrumado por los hechos, que no estamos ante una simple “gripecita”… al mejor estilo de su programa televisivo… Trump despidió a 1500 empleados y cerró 12 propiedades… como reportó Telemundo. Peor… hay bancos europeos que amenazan con querellarse porque el presidente Trump les debe cientos de millones de dólares y es sabido que las acciones de esas compañías ahora valen muy poco.

¡Habrá que ver si Donald Trump pide ayuda al gobierno yanqui… es decir a si mismo… mientras tanto uno entiende al catire cuando desde su idiosincrasia anunció una medida de corte si no socialista… al menos populista como fue parar a los bancos los cobros de deudas e intereses… vivo el ciudadano señala uno desde la distancia!

La situación se caracteriza porque no solo las refinerías nuestras están semi paralizadas tras 25 años de socialismo democrático… y 20 de la misma receta radical… màs al menos 6 años de sanciones de gobiernos yanquis.

En Canadá y en el Chad han cerrado refinerías y hay productores de petróleo tipo cracking –petroleros chicos- que venden perdiendo a menos de 10 dólares el barril… para mantener algún flujo de caja… esperanzados en que vendrán mejores tiempos.

Y la demanda no ha caído màs porque en USA aún con un estimado de 75 millones de automóviles semi parados… pero con los vuelos aéreos internos trasladando trabajadores que se quedaron sin empleo… a sus casas… se mantiene… pero si no hay solución eso será un imposible.

Y la solución en estas condiciones no debe ser inventar una nueva guerra mundial de consecuencias trágicas e impredecibles… o inflar màs la economía bursátil… para que la Reserva Federal cree dólares inorgánicos en una cantidad que deja lo creado desde la crisis del 2008 en pañales… para que los grandes bancos se roben gran parte… comprando acciones de compañías de las que son propietarios… a precios inflados… para “reactivar el mercado”.

Esta última solución provocaría mayor violencia entre los millones de desempleados que quedarían fuera de esta nueva pillería.

Es tiempo de soluciones… tiempo de la política… antes que de la destrucción mayor que es la guerra. No son tiempos de ideología aunque uno liberal convencido reclamaría capitalismo de libre mercado… y estados fuertes que metan en cintura al empresariado sinvergüenza… poderoso… y global.

Tiempos de políticos tipo Gorbachov que si hubiese actuado al estilo que pretenden los twitteros irresponsables… la URSS habría sobrevivido… con màs penurias para la gente… y peligros para el mundo.

Sin Gorbachov no habría un Putin… e incluso un Trump que será patán… pero dice a veces cosas sensatas.