Desilusión con la cloroquina en el principal hospital de Francia: No está funcionando en pacientes con coronavirus

Los trabajadores médicos que llevan máscaras y trajes protectores son atendidos en la unidad de neumología del hospital de Vannes, donde se trata a pacientes con enfermedad por coronavirus (COVID-19), Francia, 20 de marzo de 2020. REUTERS / Stephane Mahe / File Photo

 

 

La hidroxicloroquina, el medicamento contra la malaria que algunos médicos han estado probando como posible tratamiento contra el Covid-19, hasta ahora no ha mostrado resultados alentadores en el hospital francés Pitié-Salpêtrière.

Por: Infobae

“Lo hemos usado bastante porque era una de las esperanzas”, dijo Éric Caumes, jefe de enfermedades infecciosas en el hospital de París a la cadena BFM TV. “Pero no tenemos la impresión de que haya una eficacia espectacular. Incluso probablemente no sea efectivo”. Caumes dijo que tendría datos más oficiales para finales de la semana.

El presidente estadounidense, Donald Trump, había señalado el medicamento como un tratamiento prometedor para frenar la pandemia de Covid-19, alimentando el optimismo e incitando a algunos hospitales a hacer acopio de existencias, pero no hay evidencia concluyente de que funcione contra el nuevo coronavirus.

La hidroxicloroquina mostró resultados prometedores en un pequeño estudio en Francia, pero su metodología ha sido cuestionada. En otro pequeño ensayo en China, el medicamento no fue más efectivo que los cuidados médicos convencionales.

Por ahora, “tenemos más estudios que muestran que no funciona que estudios que demuestran que sí funciona”, dijo Caumes.

Pitié-Salpêtrière ocupó la primera posición en una clasificación de Newsweek 2020 de los mejores hospitales de Francia.

Derivada de la cloroquina antipalúdica, la hidroxicloroquina es un medicamento conocido en Francia y varios países del mundo como Plaquenil y se usa contra el lupus o la artritis reumatoide. En este momento varios países en la lucha contra el virus están combinando estos medicamentos, con precauciones en cuanto a su uso por observarse numerosos efectos secundarios, incluidos trastornos cardíacos y neurológicos. Y una sobredosis puede ser peligrosa, incluso mortal.

En Francia, el discutido jefe del Instituto de Infecciones del Mediterráneo de Marsella Didier Raoult difundió la “efectividad” que estaría sus estudios que proporcionan hidroxicloroquina en el tratamiento contra el coronavirus.

Pero otros grupos de científicos ha salido a su cruce y critican la falta de ensayos protocolizados y con los estándares correspondientes.

A la espera de los resultados de “Discovery”, un ensayo europeo en curso sobre cuatro tratamientos, incluida la hidroxicloroquina, Francia ha autorizado la administración de esta molécula contra COVID-19 solo en hospitales y en casos graves.

Hace uno días, mientras la población preocupada por el avance de la pandemia comenzaba a formar largas filas -con máscaras y distancia social- frente a las puertas del IHU, las autoridades sanitarias de Francia recomendaron que no se utilizara la cloroquina contra el COVID-19 ?salvo en casos graves hospitalizados y bajo vigilancia médica”, en palabras del ministro francés de Salud, Olivier Véran.

Con información de Bloomberg