La forma desagradable e incómoda en que los médicos hacen la prueba del coronavirus, según especialistas de Nueva York

Es suficiente para hacerte vomitar.

Hacerse la prueba del coronavirus es mucho más difícil e incómodo que tomar muestras de la gripe común, dijeron médicos y expertos médicos a The Post.

Por New York Post

“Se está colocando un hisopo hasta la parte posterior de la nariz o la garganta y es incómodo durante unos cinco o 10 segundos”, dijo el Dr. Lewis Kohl, director de CareMount Medical en Nueva York.

Las muestras de gripe, por el contrario, se toman fácilmente de la boca, dijo.

Antes de hacerse la prueba del virus mortal, los pacientes deben responder una serie de preguntas, incluida si han estado en Wuhan, China, el epicentro del brote, están experimentando dificultad para respirar o han estado expuestos a alguien con el virus, Kohl indicó.

Si un médico determina que un paciente es “una persona bajo sospecha” para el virus, se realiza un hisopo nasal o de garganta para obtener una muestra.

En casos raros, los médicos también pueden tratar de obtener moco de las partes del tracto respiratorio difíciles de alcanzar, lo que puede implicar intubación o rociar niebla salina en los pulmones, expuso Kohl.

“Si no hay suficiente [una muestra], podríamos necesitar profundizar”, dijo. “La solución salina es un fluido realmente salado que hace que traigas esputo, grandes y amarillos goobers en lo profundo de tus pulmones”.

“Eso puede ser desagradable porque estás obligando a alguien a inhalar estas cosas desagradables”, agregó.

El Dr. William Haseltine, presidente de la Cumbre de Salud de EEUU y China, y ex profesor de la Facultad de Medicina de Harvard, agregó que las pruebas respiratorias más invasivas solo se realizan en los casos en que los médicos determinan que “alguien no puede proporcionar resultados de la muestra con las pruebas más estándar”.

Las muestras se envían a los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EEUU para su análisis.

El coronavirus, también conocido como COVID-19, ha matado al menos a 1.370 personas en China e infectado a más de 48.000.

Hay 15 casos confirmados en los Estados Unidos, pero no hay muertes.